otras actividades

Memoria de una guerra
La Voz de Asturias, 5 de abril de 2005

El PC inaugura una exposición fotográfica en Langreo sobre la guerrilla y los enlaces del Nalón en los años posteriores a la guerra civil española

N.G. PANDAVENES


Un visitante de la muestra.

"A estos lo asesinaron en Oviedo a garrote vil, a este lo mataron aquí, y a este, y a este...". Decenas de manos temblorosas recorrían ayer el espacio situado entre el recuerdo y las imágenes en papel captadas por algún fotógrafo olvidado. Fotografías que el Partido Comunista (PC) ha decidido juntar y mostrar a los langreanos en una exposición que se mantendrá abierta en la casa de cultura de Sama hasta el próximo día 15 de abril. En las paredes, decenas de rostros, unos 80, dejaban claro que hubo un tiempo en el que el Nalón vivía escondido entre los helechos de los montes y las paredes amigas de los enlaces de la guerrilla.

Ya no quedan muchos, pero alguno de los supervivientes de esa época volvieron a recordar ayer un tiempo en el que los cinturones se adornaban con granadas y en las fotos se posaba apuntando a un enemigo irreal con un fusil pasado de moda, en vez de con un traje nuevo junto a la familia. Uno de esos supervivientes es el guerrillero Manolo Alonso, según los documentos de identificación, Manolín el de Llorío según la historia. Mira las fotos con atención y se detiene en detalles que para el resto pasan desapercibidos. Reconoce los lugares donde fueron sacadas a pesar de que las únicas referencias son matorrales que hace tiempo que desaparecieron. Luego levanta la vista: "A mí me conmutaron la pena de muerte", asegura como única reflexión.

Junto a Manolín también hay enlaces. Simples vecinos desarmados cuya misión era esconder, dar información y comida o apoyar a los guerrilleros. Quizás no tengan el renombre del de Llorío, a muchos de ellos sólo les conocían los grupos a los que atendían, pero vivieron igual que los guerrilleros aquella época. Y muchos eran mujeres que ayer recorrían la exposición llevándose la mano a la boca en un suspiro incontrolado ante cada rostro: "Mira aquí a Canor, qué guapo estaba".

La exposición ha sido organizada por el PC en colaboración con las Juventudes Comunistas de Asturias (JCA). La muestra está encuadrada en el segundo homenaje a Dolores Ibárruri e identificada en el programa con el epígrafe Sin memoria no hay futuro.

<< anterior índice de noticias siguiente >>