otras actividades »

Memorial de Camposancos · Resumen de prensa

6 de noviembre de 2007 - La Voz de Asturias
Memorial de Camposancos

29 d'abril 2007 - Les Noticies
Camposancos: memorial polos presos asturianos del campu de concentración

26 de abril de 2007 - La Nueva España
«Desde Asturias salían falangistas que identificaban a los presos y los mataban»

19 de febrero de 2007 - La Nueva España
La memoria cautiva de Asturias en Berlín

10 de septiembre de 2006 - La Nueva España
Los asturianos de Camposancos

10 de agosto de 2006 - La Voz de Asturias
La terrible memoria de los Camposancos

10 de agosto de 2006 - El Comercio Digital
3.000 asturianos vivieron confinados en Camposancos entre 1937 y 1939

 
 
   Índice
 
Memorial de Camposancos
La Voz de Asturias, 6 de noviembre de 2007

Sonia Fidalgo

No sé dónde esta mi bisabuelo. Lo llamaban Saltapatrás , como a toda su familia. En alguna cuneta del valle de Turón estará, quizás, como tantos otros. Las últimas noticias oficiales que mi familia tuvo de él es que había muerto, de tuberculosis, en el penal de Santa María, allá lejos, en Cádiz. Fue uno de los muchos ajusticiados políticos por su convicción republicana, por su empeño en que el mundo de una vez por todas cambiara de base. Lo recuerdo hoy, yo que no lo conocí, que nací tantos años después de su muerte en un mundo mejor, porque acabo de ver un hermoso documental, teñido de tragedia y de afán de justicia, dirigido por José Ballesta y Miguel Anxo Fernández. Los textos que acompañan este DVD, recién editado por el Principado de Asturias, vienen acompañados por unas cuidadísimas fotografías.

En la localidad gallega de A Guarda, frente a Portugal, había un colegio de jesuitas. Por lo que puedo ver en el documental, un edificio majestuoso y frío que parece esconder mil secretos. Allí, mientras duró la guerra, se construyó el mayor campo de concentración de Galicia y, al acabar esta, lo reconvirtieron en presidio hasta que se lo devolvieron a los jesuitas en 1941. Muchos de los presos que allí estuvieron eran asturianos: fieles a la República, fieles a las diferentes creencias de la izquierda, firmes defensores de la libertad, soñadores todos de un mundo nuevo. Leo, estremecida, una pintada en gallego, escrita con letra temblorosa en un muro levantado sobre la fosa común. Dice el pie de foto que, durante años, los vecinos respetaron este lugar donde yacen cientos de personas. Traduzco la pintada: "A la memoria de los hombres que moran en esta fosa. Aquí no enterraron sólo cadáveres, enterraron semillas que hoy florecen. Por favor, respetad este lugar". Una, que no es amiga de indagar en rencores, que huye de ellos como de la peste, quisiera que esas palabras, escritas con humilde tinta roja, fuesen algo más que palabras bienintencionadas de un deseo de igualdad y justicia; que fuesen algo tan asumido por todos que sea verdad que aquellos cadáveres de ayer son las semillas que hoy florecen. De alguna manera es así, de alguna manera. Por eso, humildemente, hoy le llevo flores en este artículo a mi bisabuelo Saltapatrás , el padre de mi abuela Celi, que no sabemos aún donde está tras tantos años de ausencia.

 
   
Índice
 
Camposancos: memorial polos presos asturianos del campu de concentración
Les Noticies, 29 d'abril 2007

Una película repasa la historia de los más de cinco mil presos deteníos n'Asturies al terminar la Guerra Civil y condenaos nel centru gallegu

Vanessa Gutiérrez

José Ballesta, guionista y director de «Memorial de Camposancos».
[Foto: Costa]
Digna Lorenzo, una neña que vivía nel pueblu gallegu d'A Guardia, escucha nel interior del antiguu colexu de los xesuites en Camposancos una voz masculina qu'interpreta una tonada asturiana. La lletra, improvisada poles terribles circunstancies, evoca la desgracia del perdedor que, dende un campu de concentración franquista, desea volver al Xixón tomao. Anguaño, dende Buenos Aires, Digna ye quien a reproducir a la perfección aquella canción perdida nos muros abandonaos del centru en 1937. Y recuerda cómo daquella por malapenes venti céntimos podía presenciar en directo, cual actuación teatral del colexu requisáu, el paripé escenificáu en cada Conseyu de Guerra. Tocaben a tres o cuatro per día con un total de venti presos qu'indefectiblemente yeren condenaos a muerte. Na so defensa, tan sólo un par de palabres que consten nos archivos como «mentires» porque lo alegao contra ellos «yeren fechos perfectamente probaos». Mentestanto, el cura del pueblu, reconveráu en capellán castrense «motu propio», almorzaba dende'l tribunal unes pastines con mistela.

José Ballesta, guionista y director de la película «Memorial de Camposancos» xunto a Miguel Anxo Fernández Yáñez, narra esta anérdota, ente milenta, que foi contada por una de les persones qu'aparecen nel documental presentáu'l pasáu día 25 en Xixón. Cuatro años de producción pa poner imaxe y voz a una historia escondida que se pudo rescatar gracies al filu empezáu pol periodista Juan Antonio Cabezas nel llibru «Asturias. Catorce meses de Guerra Civil» y desarrolláu fundamentalmente por Marcelino Laurelo na obra «La libertad es un bien muy preciado».

El llistáu de presos que Laruelo recopiló pal so estudiu valiéron-y a Ballesta d'archivu pel que tirar na busca de supervivientes. A la fin, ocho persones ente más de cuatrocientes llamaes truxeron los pasos d'esti historiador a Asturies, onde la fin de la Guerra Civil empezó los caminos d'un horror que s'escenificó a la vera del ríu Miño.

La escuela del terror

Les antigües instalaciones del colexu de los xesuites de Camposancos -bierzu de la Universidá de Deusto y la Pontificia de Comillas- tienen la vista privilexada del atardecer infinitu. Sin embargo, ye la so capacidá -pa unes ochocientes persones sigún l'Informe de la Inspección de Campos de oncentración de 1938- la qu'afala a los falanxistes a convertir el recintu nun campu de concentración nel qu'asitiar a los más de cinco mil presos deteníos a la caída d'Asturies, de la qu'intentaben fuxir pela mar hacia Francia.

«El serviciu nesti campu considérase y ha de prestase como frente al enemigu». A les puertes del campu los franquistes imprimen esti lema col que rescampla'l tratamientu qu'ellí van recibir los prisioneros: nenguna concesión a los derechos humanos porque nun se van catalogar como presos, sinón como enemigos del Réxime. Asina quedaben pesllaes col terror dientro pa que falanxistes, sádicos o asesinos ensin más calificativu axusticiaren al so caprichu a los últimos resistentes republicanos arrodiaos y copaos na toma d'Asturies.

Ballesta amuesa la importancia del testimoniu qu'aporta a la historia «Memorial de Camposancos», yá qu'hasta la fecha nun constaba más que mitoloxía no qu'al campu de concentración se refier: «Puede dicise qu'hubo esterminiu. Enciarráronlos en condiciones llamentables onde yeren torturaos de contino a la espera de ser xulgaos. Los supuestos Conseyos de Guerra nun yeren más que pantomimes onde nun teníen defensa nenguna. Fusilaben de siguío, cuando nun los mataben por fechos tan absurdos como nun llevantar la mano pa cantar el Cara al Sol o porque de nueche la Guardia Civil entraba nel campu, y poniéndolos a toos en formación, sacaben a dalgún que-yos parecía, ensin más permisu, cola promesa de traelu a Asturies onde nunca más volvíen».

Frente al terror, actos humildemente heróicos de los que se sabíen muertos. Tal y como sucedió na primer misa a la que foron obligaos a asistir, cuando'l cura se punxo a echar el sermón y la multitú de presos se revolvió, dando la espalda a un ritu col que nun comulgaben.

La distribución per patios de la escuela valía pa estremar el grau de castigu d'aquellos homes, de manera que nel más altu d'ellos, vivíen los condenaos a muerte. Ellí, cuenten los testimonios de «Memorial de Camposancos» que, recoyendo vieyos maderos de les celdes de los xesuites, los presos llevantaron pequeños camastros, repartíos en pasillos qu'estremaben como cais. Xixón, Llibertá, Constitución y República yeren dalgunos de los nomes que rezaben na cabera morada de los asturianos que tamién yeren torturaos nuna torre del edificiu. «La investigación demostró que montaren un ala de tortures onde cometíen les mayores atrocidaes colos presos. Esi yera'l sitiu onde más se cebaba la perversidá, hasta'l puntu de que se recueyen varios testimonios que recuerden a un militar portugués qu'un día per selmana llegaba en barca pasando'l Miño pa que lu dexaren entrar a maltratar a los prisioneros con tol sadismu que-y venía en gana».

Regino Meana, José María Díaz, Piedad García, Marcelino Laruelo, Enrique Llera, Honorino Palacios, Miguel Ángel Rodríguez, Hermimio Sánchez y Jesús Suárez son los protagonistes asturianos d'esti documental nel que'l cantante Gerardo Orviz interpreta nel interior del campu de concentración «La mio morena» recreando un ambiente estremecedor. Tan estremecedor como'l relatu d'ún de los neños que tuvieron nel campu xunto a so madre, viniendo a confirmar col testimoniu per boca quien fuere telefonista del centru que realmente tuvieren a muyeres y rapazos enciarraos en Camposancos.

Relatos reveladores y confirmadores d'histories qu'hasta'l momentu naide escribiere, como la chocante y poco habitual zuna de los fascistes nel centru qu'enterraben a los fusilaos con una botella debaxo la nuca na que constaben los sos datos, conscientes de que dalquién, nun futuru probable, diba reclamar los sos cuerpos. Anécdotes como cuando los facíen a toos formar simplemente pa dici-yos que yeren «unos fíos de la gran puta; fíos de la Pasionaria». O acciones tan absurdes como una xinta que recueye un periódicu del momentu na que lo más granao de la zona se dio cita nel patiu del campu pa degustar los más ricos manxares poniendo alredol suyu, olivando, a los presos que miraben.

Cooperación dende Asturies

José Ballesta agradez l'ayuda de la xente d'Asturies na realización d'un proyectu grabáu por Producións Audiovisuais SD Vídeo y Augamoma Grupo Creativo. «Cuento que nun saliera alantre si nun fuere pol apoyu asturianu al traviés de l'Axencia Asturiana de Cooperación al Desarrollu que nos dio 10.000 euros. Depués yá vinieron l'Ayuntamientu de Xixón, el d'Avilés, el de Llangréu, la Fundación Juan Muñiz Zapico o la Xunta de Galicia». Una ayuda necesaria pa contar una historia de terror qu'inda guardaba munches sorpreses. Asina, «Memorial de Camposancos» ye'l documentu de la dignidá frente a la mentira impuesta.

 
   
Índice
 
«Desde Asturias salían falangistas que identificaban a los presos y los mataban»
La Nueva España, 26 de abril de 2007

«"Memorial de Camposancos" no es un documental revanchista, es conveniente conocer el pasado»
José Ballesta Director de un documental sobre la represión en Galicia financiado por el Ayuntamiento de Avilés

Saúl Fernández

José Ballesta, director del documental «Memorial de Camposancos».
Mara Villamuza
En Camposancos, en el municipio gallego de La Guardia, el general Franco levantó un campo de concentración en el que se represalió a más de tres mil republicanos, la mayor parte de ellos asturianos. José Ballesta ha dirigido el documental que fija en la memoria aquellos hechos. Anoche se pasó en Gijón y esta tarde, a las siete, el palacio de Valdecarzana acoge una nueva proyección.

-Decía en la presentación que descubrió la existencia de Camposancos por las memorias del escritor asturiano Juan Antonio Cabezas.

-Salvo algo referido a San Simón, una pequeña isla en la ría de Vigo, no se había estudiado la represión franquista en Galicia. Descubrimos en «Asturias, catorce meses de guerra civil» la existencia de este caso.

-Porque parecía que en Galicia la resistencia apenas había existido.

-Hubo episodios de importancia en Tuy, en Coruña y poco más. El maquis, quizá. Lo que consiguió Franco fue la paz a través del terror, la represión fue brutal.

-Especificaba la distinción entre las cárceles y los campos de concentración. ¿Por qué?

-En los campos de concentración se agrupaba a la gran cantidad de prisioneros que Franco hacía en el frente. Se agrupaba y se seleccionaba: algunos soldados republicanos no marcados políticamente volvían al frente, pero desde el lado nacional. Otros presos formaban parte de batallones de trabajadores. Las prisiones eran centros donde se cumplían las penas y nada más.

-¿Por qué deciden realizar este documental?

-Una inmobiliaria de Vigo, la de Valery Karpin, adquirió el edificio del colegio con el fin de construir un hotel de lujo. Cuando supimos de esta intención solicitamos hacer este documental, porque el pasado se podía olvidar, porque sólo se iba a mantener la estructura externa del edificio. Descubrimos entonces las huellas del pasado, de los presos y sobre estas huellas decidimos establecer la línea narrativa del documental.

-¿Qué importancia tienen los asturianos en esta historia de Camposancos?

-Primordial. Cuando cae Asturias, el 21 de octubre de 1937, muchos soldados huyen a Francia por mar, muchos fueron detenidos y llevados desde Ribadeo a Bayona. Y terminaron en Camposancos. Los otros presos llegaron por tren vía Astorga, ya en 1938. No sé cuántos asturianos hubo en Camposancos, pero hubo más de tres mil en total.

-Ser asturiano en aquellos años no daba muy buen prensa.

-Desde luego que no era beneficioso. Desde Asturias salieron falangistas que identificaban a los asturianos y terminaban matándolos. Los sacaban del campo de concentración y nunca llegaban a su tierra.

-Dijo que este documental no era una suma de entrevistas.

-No existe una voz en «off» que cuente la historia del campo de concentración. Hay entrevistas y hemos procurado que las palabras de aquellos testigos sean tenidas en cuenta.

-¿Por qué contar ahora esta historia?

-El nuestro no es un documental revanchista, ideológicamente marcado. Es conveniente conocer nuestro pasado para saber quiénes somos.

 
   
Índice
 
La memoria cautiva de Asturias en Berlín
La Nueva España, 10 de febrero de 2007

La ciudad alemana estrena el documental «Memorial de Camposancos», sobre el que fuera campo de concentración para muchos republicanos de la región

Oviedo / A Guarda, E. G.

El Colegio de los Jesuitas en A Pasaxe (A Guarda, Galicia) se convirtió en campo de concentración de Camposancos en octubre de 1937. Durante cuatro años tres mil presos republicanos, muchos de ellos asturianos, fueron destinados a vivir y morir allí. Un calvario mitigado por la enorme solidaridad de la población gallega de la zona. Las connotaciones humanas de este episodio de la guerra civil aparecen ahora desplegadas en «Memorial de Camposancos», un documental dirigido por José Ballesta de Diego y Miguel Anxo Fernández con dos productoras gallegas y que ha contado con el patrocinio de la Xunta gallega, el Principado de Asturias a través de la Agencia Asturiana de Cooperación y los ayuntamientos de A Guarda y Gijón. Ayer se estrenó en Berlín.

El campo de concentración, antes colegio jesuita. [augamorna]
Los directores encontraron en Asturias muchos testimonios de familiares vinculados con el horror de aquel campo gallego. Según explicaba José Ballesta, la cinta resalta los lazos de amistad que se establecieron entre A Guarda y familias asturianas que se trasladaban hasta Camposancos para visitar a los encarcelados: «Hablamos con descendientes y el nombre de A Guarda en Asturias despierta mucho cariño, a pesar de las circunstancias tan adversas que trae a la mente», explica.

La cinta que recupera la memoria cautiva de Asturias en aquellos años se estrenó ayer en Berlín dentro del ciclo «La última generación del cine gallego», que organiza conjuntamente la Agencia Audiovisual Gallega y el Instituto Cervantes de la capital berlinesa.

Rodada en la propia cárcel de Camposancos, en Galicia, Asturias, Palencia y León, los directores tienen previsto estrenar el documental en Asturias y en Galicia durante el próximo mes de marzo.

 
   
Índice
 
Los asturianos de Camposancos
La Nueva España, 10 de septiembre de 2006

Un documental recoge la historia de 3.000 presos de la región recluidos en 1937 en el campo de concentración pontevedrés

Oviedo, Diego Campo

No imaginaba el realizador y director del Museo Municipal de Vigo, José Ballesta de Diego, que investigando en algunos libros sobre la guerra civil iba a encontrar un asunto tan escabrosamente real como el de los 3.000 asturianos que vivieron, por decir algo, confinados en un colegio de Camposancos (en La Guardia, Pontevedra), convertido en campo de concentración entre 1937 y 1939.

«Leyendo el libro titulado "Catorce meses de guerra civil" del periodista asturiano José Antonio Cabezas, encontramos esta historia. A partir de ahí, empezamos a indagar. Debido a la magnitud del tema, poco a poco se fueron incorporando ayudas institucionales, como la del Gobierno asturiano, con una aportación de 10.000 euros, y la del Ayuntamiento de Gijón, con 5.000», explicó Ballesta.

Esos miles de presos padecieron condiciones terribles de hacinamiento, hambre y suciedad, y sufrieron de manera cotidiana malos tratos. Su importancia en número de reclusos fue tal, que las autoridades del régimen franquista consideraron que era más rentable trasladar a esta localidad gallega el Tribunal Militar número 1 de Asturias, que con anterioridad tenía sede en Gijón. De esta manera, se aumentaba a dos o tres el número de consejos de guerra cada día, celebrados sin ningún tipo de garantía jurídica y que podía condenar a unos sesenta hombres en cada jornada.

El lugar que acogió todo aquel horror fue Camposancos. Este pequeño pueblo se encuentra en la localidad pontevedresa de La Guardia y durante 85 años, de manera cíclica, contó con un colegio jesuita de gran prestigio, cuna de la Universidad de Deusto y la Pontificia de Comillas.

La expulsión de la orden religiosa durante la II República y la posterior utilización del colegio como campo de concentración contribuyeron en gran medida a que el centro educativo quedara debilitado y perdiera el prestigio del que gozó durante décadas, de modo que cerró definitivamente sus puertas en 1959.

Desde entonces y hasta el día de hoy, la parcela continuó en manos de los jesuitas. El reciente interés mostrado por una inmobiliaria, de la que forma parte el ex jugador del club de fútbol Celta de Vigo Valeri Karpin, augura que la finca en la que se erigía el centro escolar podría albergar en un futuro no muy lejano una urbanización de lujo.

La empresa ya ha sido informada del triste pasado que guarda el edificio y la parcela sobre la que pretenden construir. De momento, el proyecto se encuentra parado, aunque ya se ha anunciado que, en todo caso, se respetará parte del edificio actual.

En esa zona y bajo ese ambiente, se ha llevado a cabo la grabación, por parte del equipo de Ballesta, del documental que llevará por título «Memorial de Camposancos», del que ya se ha filmado un 80 por ciento. Los metros grabados incluyen entrevistas con algunos de los supervivientes de aquel infierno, que han pedido al realizador que sus voces sólo se oigan a través del documental, además de imágenes del recinto. Asimismo, en la película se incluirán escenas de la caída de Gijón durante la guerra civil y diversos documentos gráficos extraídos de la Filmoteca Nacional.

Para su director, dar un toque «creativo» al documental es una tarea muy importante. «Con esta medida -explica Ballesta- pretendemos realizar un documental más poético, tanto en las tomas como en el montaje, lo que hará que la música cobre mucha importancia. No queremos que la cinta se convierta en una sucesión de entrevistas sin más». Esa importancia musical se verá reflejada en la posible colaboración de «un músico del grupo "Los Piratas", además de artistas de lírica, tonada y música asturiana».

La cinta comenzará a montarse hacia el mes de octubre, tendrá una hora de duración aproximadamente y se espera que la presentación tenga lugar en diciembre en Gijón, Madrid, Vigo y La Guardia. «Será entonces cuando las generaciones actuales puedan hacerse una idea del sufrimiento que generó la división de España desde los primeros días de la guerra civil», concluyó Ballesta

 
   
Índice
 
La terrible memoria de los Camposancos
La Voz de Asturias, 10 de agosto de 2006

El documental "Memorial de Camposancos" recuerda a los aproximadamente 3.000 asturianos encarcelados en una prisión de Galicia durante la Guerra Civil española.

Aproximadamente 3.000 presos asturianos, hombres, mujeres e incluso niños estuvieron encerrados en el campo de concentración de Camposancos en la localidad pontevedresa de La Guardia durante la Guerra Civil española. La máquina de represión franquista envió allí a muchos militantes y combatientes republicanos tras la caída de Asturias en 1937. Muchos de ellos no salieron de allí.

Ayer se presentó en Oviedo el proyecto documental Memorial de Camposancos que pretende mantener fresco el recuerdo de todas aquellas personas que sufrieron la dura realidad post-bélica en las instalaciones penitenciarias de La Guardia.

El Gobierno del Principado, a traves de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, colabora en el proyecto con 10.000 euros. También han prestado su ayuda económica el Ayuntamiento de Gijón con un total de 5.000 euros y el Consistorio de La Guardia. Rafael Palacios, director de la Agencia Asturiana de Cooperación al Desarrollo, destaca la importancia del documental en el sentido de que "la construcción de un futuro en paz y en libertad pasa, paradójicamente, por mirar hacia atrás".

Palacios apunta que, ahora que el ciclo biológico de los protagonistas de aquellos primeros tiempos de represión franquista se va cerrando, ya no hay ningún motivo de evitar dar una mirada a aquellos años. En su opinión "sólo los que tienen algo que ocultar temen mirar hacia atrás".

EL MAUTHAUSEN ESPAÑOL
Camposancos era un antiguo colegio de jesuitas que, desde 1937, se transformó en un centro para la reconversión (o eliminación) de los disidentes asturianos con el gobierno de Franco. En poco tiempo se convirtió en el recinto de prisioneros de mayor entidad en España, algo así como una versión nacional del infame campo austriaco de Mauthausen. Curiosamente si algo caracterizaba la vida entre sus muros, aparte del consabido hacinamiento y maltrato diario a los presos, era el compañerismo que se estableció entre los allí cautivos. Así lo explica José Ballesta, guionista y director del documental: "Pese a las obvias dificultades, reinaba en aquellas celdas un gran ambiente de camaradería". El proyecto Memorial de Camposancos consta de unos 25 testimonios en la hora que dura el metraje, muchos de los cuales pertenecen a antiguos prisioneros del campo que superan los noventa años de edad. Uno de los más emocionantes es el de la telefonista de la prisión, que tenía que leer y distribuir los telegramas de súplica que las familias de los prisioneros enviaban y hacer frente, con el corazón en un puño, a sus desesperadas llamadas.

EL PROYECTO
José Ballesta recuerda que "comenzamos a trabajar en este documental hace cuatro años, por lo que no se nos puede acusar de oportunistas ante la llegada de la Ley para la recuperación de la memoria histórica". Para las imágenes de época se ha contado con la ayuda de la Filmoteca Nacional y los archivos de la productora francesa Gaumont-Pathé. La productora tiene previsto que el estreno se lleve a cabo en Asturias a principios del mes de noviembre.

Y mientras tanto Qué queda hoy de aquel centro penitenciario? Actualmente se baraja la construcción de un hotel de lujo en las ya vetustas instalaciones de Camposancos. Toda una ironía.

 
   
Índice
 
3.000 asturianos vivieron confinados en Camposancos entre 1937 y 1939
El Comercio Digital, 10 de agosto de 2006

El Principado patrocina un documental sobre el campo de concentración gallego que podría convertirse en urbanización Durante la guerra, fue sede del Tribunal Militar n° 1 de Asturias

Borja Ortega/Gijón

EDIFICIO. Valla que aislaba el campo de concentración. E. C.
Un documental contará la historia de los 3.000 reclusos asturianos de Camposancos, en Pontevedra, que penaron entre 1937 y 1939 en aquel complejo junto al pueblo gallego de A Guarda. El vídeo se propone, en el Año de la Memoria Histórica, como una «forma modesta de contribuir a construir un futuro en paz, en libertad y en democracia, aunque parezca una paradoja mirar hacia atrás» señaló el director de uno de los patrocinadores del documental, la Agencia Asturiana de Cooperación, Rafael Palacios.

Aún en fase de producción, los contenidos de 'Memorial de Camposancos' fueron avanzados por uno de sus creadores, el director y guionista José Ballesta de Diego. «No se ha escrito mucho sobre lo que ocurrió allí. En Galicia no hubo muchos episodios de guerra; sí de represión, porque convenía a la estrategia de situar a los prisioneros en la retaguardia».

En el campo vivieron en condiciones de hacinamiento y malos tratos «no tanto por parte de los militares como por los falangistas, que tan pronto cogían a un preso de noche, se lo llevaban y no se le volvía a ver, como propinaban palizas indiscriminadas», explica Ballesta de Diego. Otras escenas habituales en Camposancos eran las sesiones de adoctrinamiento «de curas y falangistas, que obligaban a los presos a formar filas y a escucharlos», señala.

Su importancia en cuanto al número de presos llevó a que, en 1938, las instituciones franquistas trasladaran a Camposancos el Tribunal Militar número 1 de Asturias, anteriormente en Gijón. El ritmo de consejos de guerra era de tres a cuatro al día, con unos veinte detenidos por consejo, «sin las mínimas garantías judiciales».

Los condenados en los juicios cumplieron en centros gallegos como Celanova o Figueirido y otros en Asturias. Los condenados a muerte fueron ejecutados, sobre todo en Galicia. «Muchos en las cercanías del campo», asegura Ballesta de Diego. «Eran tales las condiciones de vida que se cerró por la imposibilidad de atajar las epidemias de sarna, piojos y otras enfermedades de la piel», confirma.

De colegio a 'gulag'

El edificio, antes de su utilización como 'gulag' a la española fue un colegio de jesuitas fundado en 1875, que llegó a contar con gran prestigio hasta el punto que de él emanaron dos notables instituciones como la Universidad de Deusto y la Pontificia de Comillas. Bajo mandato de la República, la orden de los jesuitas fue expulsada y el centro pasó a ser un sanatorio en 1932.

Tras el estallido de la guerra, y con la caída de Asturias en 1937, se usó como campo de concentración en la retaguardia; hasta 1939, cuando se convirtió en cárcel para reclusos en su mayoría vascos y catalanes. En 1943 volvió a ser un centro de enseñanza de los jesuitas, si bien no volvió a gozar del esplendor de antaño y cerró sus aulas en 1959.

Actualmente, existe un proyecto por parte de una constructora de «derribar el edificio y convertirlo en una urbanización turística de lujo, por su privilegiada posición junto al río Miño».

El director de la Agencia Asturiana de Cooperación insistió en que «el miedo, el olvido y el silencio cobarde no nos hagan cómplices de ninguna injusticia».

El documental se hace más necesario que nunca porque «necesitamos conocer nuestra historia, recuperar nuestra memoria, para que el sacrificio de tantos hombres y mujeres por la democracia y la libertad no sea inútil y sea reconocido», sentenció. El documental no se limitará a un simple repaso de la historia, sino que aportará un toque creativo.

Todavía se pueden aportar nuevos testimonios, dado que el equipo de producción atenderá a los antiguos internos y familiares que deseen hablar.

 
   
Índice