otras actividades »

Presentación reedición libro
Las Huelgas de 1962 en Asturias
   » Presentación en Gijón
» Prólogo, de Manuel Vázquez Montalbán

 
PRENSA
 
» La movilización que hizo vacilar a Franco
La Nueva España, 12.04.2012
» La ‘huelgona’ que hirió a Franco
La Voz de Asturias, 12.04.2012
» Trea reedita el libro que coordinó Rubén Vega sobre las huelgas de 1962
La Nueva España, 11.04.2012
» Rubén Vega coordina un libro sobre la protesta minera
La Voz de Asturias, 10.04.2012
» Reedítase'l llibru coordináu por Rubén Vega sobre les fuelgues de 1962 n'Asturies
Les Noticies, 04.04.2012
» Trea reedita el libro de las huelgas del 62
La Voz de Asturias, 02.04.2012

Más noticias de las Huelgas de 1962



 
La movilización que hizo vacilar a Franco
La Nueva España, 12 de abril de 2012
La reedición de «Las huelgas de 1962 en Asturias» pone el foco sobre la gran protesta que arrancó en las Cuencas hace medio siglo

Gijón, J. L. Argüelles

De izquierda a derecha, Rubén Vega, Prado Alberdi, Díaz Huici y Luis Pascual, ayer, en el Ateneo Obrero de Gijón. [Foto: Marcos León]
De izquierda a derecha, Rubén Vega, Prado Alberdi, Díaz Huici y Luis Pascual, ayer, en el Ateneo Obrero de Gijón. [Foto: Marcos León]

«Hay una luz en Asturias / que alumbra España entera, / y es que se ha levantado / toda la cuenca minera», cantaba Chicho Ferlosio donde podía, lejos siempre de la autoridad competente, mientras Picasso dibujaba una lámpara minera ya ecuménica y los estudiantes barceloneses eran detenidos por entonar «Asturias, Patria Querida», una canción hasta entonces sólo de borrachos. La reedición de «Las huelgas de 1962 en Asturias», publicado por Trea hace una década, y la celebración del medio siglo de aquella primera gran movilización social (hubo más de 300.000 huelguistas en toda España, con paros en 28 provincias) ha vuelto a poner el foco sobre una protesta que fue, entre otras cosas, un serio aviso para el franquismo.

«Aquellas huelgas fueron más que un conflicto e hicieron vacilar al régimen, además de suponer una bisagra entre dos épocas», afirmó ayer Rubén Vega, coordinador de «Las huelgas de 1962 en Asturias». «Aquella dictadura intransigente cedió por primera vez; el ministro (José) Solís tuvo que venir a Asturias a negociar con los mineros en huelga, no con el Sindicato Vertical, algo que no había pasado nunca», añadió el historiador y profesor de la Universidad de Oviedo. Esta reedición de un libro que estaba ya agotado se presentó ayer en el Ateneo Obrero de Gijón, donde también intervinieron el director de Trea, Álvaro Díaz Huici, además de los presidentes de la Fundación Juan Muñiz Zapico, Francisco Prado Alberdi, y de la centenaria institución ateneísta, Luis Pascual.

Las huelgas de 1962, cuyos ecos se prolongaron en años posteriores como consecuencia de la represión desatada por el franquismo, se iniciaron en el pozo Nicolasa, en Mieres, un 7 de abril de hace medio siglo. La sanción a siete picadores provocó una ola de solidaridad, primero entre los mineros de la instalación de Ablaña, entonces propiedad de Fábrica de Mieres, y posteriormente de toda la minería asturiana. Una protesta a la que se fueron sumando, en distintos momentos, otros trabajadores y estudiantes de distintas provincias españolas. Una mera reivindicación laboral se convirtió de pronto, para pasmo de los jerarcas del franquismo, en una reivindicación a favor de las libertades políticas y sindicales que el sistema negaba con ferocidad desde el final de la Guerra Civil.

Vega destacó ayer el amplio eco internacional que tuvo la protesta en un momento en el que Franco trataba de llegar a acuerdos con el Mercado Común. También la solidaridad que desató entre intelectuales (Ramón Menéndez Pidal encabezó el famoso manifiesto de solidaridad con los mineros asturianos) y una parte de la propia Iglesia católica. «Fue una movilización política por muchas razones», hizo resaltar Vega. Éste defendió, además, un concepto de la Historia -plasmado en este libro que firma un amplio número de investigadores- en el que el protagonismo corresponde más a la sociedad que a los personajes relevantes. Puso el ejemplo de la historiografía sobre la transición política española: «Lo que ha habido es un relato que daba ese protagonismo a las élites».

Para Díaz Huici, este libro ha adquirido también «un valor simbólico por la regresión política, social y económica del país». «Hay en sus páginas el ejemplo de una lucha por conquistar posiciones que ahora corren serio peligro de perderse», hizo resaltar el editor. El libro fue resultado de un encargo de la Fundación Juan Muñiz Zapico, de CC OO. A juicio de su presidente, Prado Alberdi, no es muy habitual que se publiquen ahora libros sobre obreros y huelgas. Criticó que Hunosa «haya negado su permiso para colocar una placa conmemorativa en el pozo Nicolasa».

 
   Índice
 
La ‘huelgona’ que hirió a Franco
La Voz de Asturias, 12 de abril de 2012
Trea reedita ‘Las huelgas de 1962 en Asturias’, de Rubén Vega

Gijón, J. C. G.

Vega, Alberdi, Díaz-Huici y Pascual en la presentación de ayer en el Ateneo.  [Foto: D. Mora]
Vega, Alberdi, Díaz-Huici y Pascual en la presentación de ayer en el Ateneo. [Foto: D. Mora]

Quiso el destino que la reedición de Las Huelgas de 1962 en Asturias tuviera marcada como fecha de lanzamiento el pasado 29 de marzo. Salió el 30. La huelga general frenó la publicación de la investigación del historiador Rubén Vega sobre la gran huelga que surgió de Asturias y que zahirió a la dictadura franquista. Paradojas de la vida.

Trea reedita ahora el magnífico trabajo de Vega que había salido a la luz hace diez años, coincidiendo con el cuarenta aniversario de la huelgona . Ahora, medio siglo después, vuelve a las librerías. No fue premeditado, pero la reedición de Las huelgas de 1962 en Asturias coincide con una época de regresión social, económica e, incluso, de libertades tras la reforma del Código Penal anunciado ayer por el PP. Francisco Prado Alberdi, sindicalista de raza y presidente de la Fundación Juan Muñiz Zapico, auténtica artífice de la obra, lo recordó ayer en la presentación del trabajo en el Ateneo Obrero de Gijón. También el editor Álvaro Díaz-Huici. “La obra de Rubén Vega adquiere ahora un valor simbólico por la represión absoluta que vivimos. El libro encarna un espíritu de lucha que ahora hay que sostener para recuperar posiciones en serio peligro”, señaló el director de la editorial Trea.

Franco tiembla La huelga del 62 se inició por la protesta de los mineros del Pozo Nicolasa por la sanción a siete compañeros. Aquel movimiento terminó por contagiarse primero al resto de minas e industria metalúrgica de España. Luego, al resto del mundo. Unos 300.000 trabajadores secundaron el germen plantado en Nicolasa. El paro llegó a 28 provincias españolas.

Sin embargo, la huelga no fue un mero movimiento laboral. Fue más allá hasta el punto de comenzar a resquebrajar el régimen franquista. “La huelga, que luego tuvo secuelas en 1963 y 64, fue una especie de bisagra en la dictadura. Franco comenzó a darse cuenta de que, hasta el fin de su régimen, debería convivir con un movimiento obrero que había prendido en el pueblo”, señaló ayer Rubén Vega.

Tal fue el éxito de la huelga del 62 que, en una medida inaudita para una dictadura, un ministro de Franco, José Solís, llegó a desplazarse a Asturias para negociar directamente con los mineros, “unos delincuentes para la dictadura, porque hay que recordar que la huelga estaba contemplada como un delito de rebelión militar”, según recordó el autor. “Franco cedió, por primera vez en la historia, mientras la huelga aún estaba en vigor”, añadió Vega.

No fue ese el único efecto de la huelgona . Su alcance internacional (llegó a haber manifestaciones incluso en Australia) abrió los ojos al Mercado Común Europeo (precedente de la UE) que vetó el ingreso de España, lo que hubiera significado un espaldarazo al régimen franquista. El movimiento obrero, además, según señaló Vega, hizo reaccionar a los intelectuales españoles, a los estudiantes, que se echaron a la calle, a la prensa e incluso a la curia, que dio apoyos puntuales. España empezó a cambiar en Nicolasa.

 
   Índice
 
Trea reedita el libro que coordinó Rubén Vega sobre las huelgas de 1962
La Nueva España, 11 de abril de 2012
El volumen conmemora el medio siglo de la protesta y se presenta hoy en el Ateneo Obrero

Gijón, J. L. A.

Las huelgas de 1962 en Asturias
Portada del libro

La editorial Trea acaba de reeditar «Las huelgas mineras de 1962 en Asturias», libro de referencia sobre uno de los períodos más interesantes de las luchas obreras contra el franquismo. El volumen, coordinado por el historiador y profesor de la Universidad de Oviedo Rubén Vega, incluye trabajos de los investigadores Benigno Delmiro Coto, Francisco Erice, Carmen García, José Luis García, Ramón García Piñeiro, Juan Carlos de la Madrid, Carme Molinero, José María Moro Barreñada, María Moro Piñeiro, Julio Antonio Vaquero y Pere Ysás.

Esta reedición coincide con el cincuenta aniversario de unas movilizaciones que se iniciaron en las cuencas mineras asturianas, en concreto en el pozo Nicolasa, en Mieres, pero a las que se sumaron, muy pronto, otros colectivos laborales en distintos puntos de España para denunciar las condiciones de vida bajo el franquismo. La protesta, en la que tuvo un papel fundamental el PCE y las incipientes Comisiones Obreras (CC OO), aunque sumó un amplio apoyo social en el que también jugaron un papel determinante las mujeres de las Cuencas, abrió un proceso de encarcelamientos, despidos, torturas y destierros. Como consecuencia, las protestas derivadas de las huelgas de 1962 aún se mantenían tres años después, cuando se produjo el asalto a la Comisaría de Mieres.

Esta reedición de Trea se presenta hoy en la sede del Ateneo Obrero, en la calle Covadonga. Intervendrán en el acto, además del director de Ediciones Trea, Álvaro Díaz Huici, el coordinador de la obra, Rubén Vega, y los presidentes de la Fundación Juan Muñiz Zapico y del propio Ateneo, Francisco Prado Alberdi y Rubén Vega, respectivamente.

 
   Índice
 
Rubén Vega coordina un libro sobre la protesta minera
La Voz de Asturias, 10 de abril de 2012

Mañana, a las 19.00 horas en el local social del Ateneo Obrero de Gijón, tendrá lugar la presentación del libro ‘Las Huelgas de 1962 en Asturias’, un acto organizado por la Fundación Juan Muñiz Zapico.

El libro, editado en la colección ‘Varia’ de Ediciones TREA, está coordinado por Rubén Vega y cuenta con textos de Benigno Delmiro Coto, Francisco Erice Sebares, Carmen García García, José Luis García García, Ramón García Piñeiro, Juan Carlos de la Madrid, Carme Molinero, José María Moro Barreñada, María Moro Piñeiro, Julio Antonio Vaquero Iglesias y Pere Ysàs.

El 7 de abril se cumplieron 50 años de las Huelgas de 1962, movilizaciones que marcaron un antes y un después en la historia del movimiento obrero de nuestro país y que tuvieron su epicentro en Asturias y una gran repercusión internacional. La presentación del acto correrá a cargo de Luis Pascual (presidente del Ateneo Obrero) e intervendrán Francisco Prado Alberdi (presidente de la Fundación Juan Muñiz Zapico), Álvaro Díaz (director de Ediciones TREA) y Rubén Vega (profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo y coordinador de la obra).

 
   Índice
 
Reedítase’l llibru coordináu por Rubén Vega sobre les fuelgues de 1962 n’Asturies
Les Noticies, 4 de abril de 2012

Uviéu, Redacción

Las huelgas de 1962 en Asturias

Escosa yá la primer edición del añu 2002, la editorial Trea vuelve a editar Las huelgas de 1962 en Asturias, un llibru coordináu pol historiador Rubén Vega García onde un equipu d’especialistes analizó aquelles protestes y reivindicaciones que tuvieron bien de repercusión internacional y que siguen vives nel imaxinariu del movimientu obreru.

Como espliquen na introducción, «en tiempos de durísima represión, los mineros d’Asturies yeren el referente fundamental de la capacidá de resistencia popular a lo llargo de los años sesenta, progresivamente acompañada de l’acción de cada vez más grandes vanguardies d’obreros de les zones industriales, del estudiantáu y de los colexos profesionales». Esta reedición, como la primera, fíxose en collaboración cola Fundación Juan Muñiz Zapico y pensóse pal 50 aniversariu d’aquelles fuelgues. Los editores destaquen la importancia d’aquelles movilizaciones, que «marcaron un enantes y un depués na dictadura franquista». Col llibru quieren averar a les xeneraciones más moces aquellos fechos y emponderar «l’exemplu que supunxeron de movilización social y el papel fundamental del movimientu obreru», amás de reconocer a los sos protagonistes tanto individuales como colectivos y dignificar la so alcordanza.

 
   Índice
 
Trea reedita el libro de las huelgas del 62
La Voz de Asturias, 2 de abril de 2012

Gijón

La Fundación Juan Muñiz Zapico y la editorial Trea presentarán el próximo día 11 de abril en el salón de actos del Ateneo Obrero de Gijón la reedición del libro Las huelgas del 62 en Asturias.

En el acto participarán Francisco Prado Alberdi, presidente de la Fundación Juan Muñiz Zapico, Álvaro Díaz Huici, responsable de Trea y Rubén Vega, coordinador de la obra.

Publicada por primera vez en 2002, la obra sale de nuevo al mercado coincidiendo con el 50 aniversario de esta protesta laboral que mantuvo en vilo a la dictadura durante dos meses.

El volumen que ahora se reedita diez años después incluye más de una decena de artículos firmados por varios historiadores como Carmen García, Francisco Erice, José María Moro o el propio Rubén Vega, profesores de Historia Contemporánea de la Universidad de Oviedo. Además participan otros especialistas como Juan Carlos de la Madrid, Benigno Delmiro, Ramón García Piñeiro, José Luis García o Julio Antonio Vaquero.

 
   Índice