otras actividades »

Revolución Octubre 1934 Oviedo
-2016-
  
» Más info: 2015 - 2014

 
Ruta Revolución octubre 1934 en Oviedo
 
[PRENSA]
 
» Entrevista a Benjamín Gutiérrez, en Pieces
RTPA, 16.12.2016
» "La ruta de la Revolución del 34 enseña lo que hemos sido sin complejos", dice el Alcalde
La Nueva España, 15.10.2016
» La ruta de la Revolución del 34, en papel
El Comercio, 15.10.2016
» Oviedo redescubre la Revolución de 1934
Público, 05.10.2016
» Apoyo unánime del gobierno de la ciudad a la Ruta del 34
La Nueva España, 27.08.2016
» El paseo por la Revolución del 34
El Comercio, 27.08.2016
» Conociendo el 34
ccooasturias.es, 05.08.2016

 

 
Entrevista a Benjamín Gutiérrez
"Pieces", TPA, 16 de diciembre de 2016

 




 
"La ruta de la Revolución del 34 enseña lo que hemos sido sin complejos", dice el Alcalde
La Nueva España, 15 de octubre de 2016

La Fundación Juan Muñiz Zapico presenta una guía sobre los escenarios del conflicto

Oviedo, Félix Vallina

Por la izquierda, Adrián Gayo, Rubén García, Wenceslao López y Ana Alonso, secretaria general de CC OO. [Foto: L. Murias]
Por la izquierda, Adrián Gayo, Rubén García, Wenceslao López y Ana Alonso, secretaria general de CC OO. [Foto: L. Murias]

El salón de actos del Museo Arqueológico de Asturias acogió ayer la presentación del libro "Ruta de la Revolución de 1934 en Oviedo", un trabajo impulsado por la Fundación Juan Muñiz Zapico -en colaboración con el sindicato Comisiones Obreras, la Fundación Municipal de Cultura y la Universidad- "que pretende ser una aportación pedagógica y turística para la ciudad, sus habitantes y visitantes, trasladando el conocimiento académico a las calles a través de los restos de aquella contienda aún visibles en Oviedo". Es decir, "una guía" para recorrer los escenarios de un conflicto "que convirtió a nuestra ciudad en un referente de la lucha obrera a nivel internacional", aseguró el alcalde, el socialista Wenceslao López, que ayer tomó parte activa en la presentación del libro.

"Este proyecto (por el libro) fue denostado por algunos sectores de esta ciudad, pero debemos sentirnos orgullosos de toda nuestra historia y por eso desde el Ayuntamiento estamos trabajando para recuperar un patrimonio intangible hacia el que nunca se había mirado", dijo el regidor. En su opinión, "la ruta de la Revolución de 1934 nos enseña a visualizar lo que hemos sido sin complejos", subraya López.

El alcalde de Oviedo también hizo especial hincapié en la importancia que tiene la guía y las rutas que ya se están realizando en Oviedo por los escenarios de la revolución desde el punto de vista turístico. "No es nuevo que un escenario de grandes contiendas o episodios históricos destacables se conviertan en un reclamo turístico de primer orden en otras ciudades europeas", señaló Wenceslao López. El Alcalde puso como ejemplo la última Noche Blanca para destacar "el tirón" de la ruta. "Hubo más de 500 personas que hicieron la ruta el pasado fin de semana dentro de las actividades del programa cultural, por algo será", afirmó.

Durante el acto de presentación, al que asistió un nutrido grupo de personas, también tomaron la palabra algunos de los autores del libro, elaborado por Adrián Gayo, Aroa Raposo, Benjamín Gutiérrez, Nerea Arias y Rubén García. "Ha sido todo un reto sacar la historia a la calle, sobre todo teniendo en cuenta que al principio nos encontramos algunas trabas, pero nos parece que ha merecido la pena porque una parte muy importante de la historia contemporánea de Oviedo estaba cayendo en el olvido, un olvido que podría haber sido buscado con intencionalidad por parte de algunos", sentenció Adrián Gayo.

 




 
La ruta de la Revolución del 34, en papel
El Comercio, 15 de octubre de 2016

La Fundación Muñiz Zapico edita una guía del acontecimiento político en Oviedo con mapas, fotos, cronología y prólogo del alcalde

Oviedo, Daniel Lumbreras

Por la izquierda, Benjamín Gutiérrez, Wenceslao López, Ana María Alonso, Adrián Gayo, Aroa Raposo y Rubén García en la presentación de la obra. [Foto: Piña]
Por la izquierda, Benjamín Gutiérrez, Wenceslao López, Ana María Alonso, Adrián Gayo, Aroa Raposo y Rubén García en la presentación de la obra. [Foto: Piña]

La Fundación Juan Muñiz Zapico presentó ayer la versión en libro de su ruta de la Revolución del 34, elaborado por todos sus colaboradores, que destaca por sus ilustrativas fotografías de época del conflicto, tanto terrestres como aéreas. Por ejemplo, explica el director de la entidad, Benjamín Gutiérrez, en una de ellas, que muestra en primer término el cuartel de Pelayo, se aprecian unas marcas para la aviación que dicen: 'SOS víveres'.

Al acto de presentación acudió el prologuista de la obra, el alcalde, Wenceslao López. El regidor destacó «un episodio clave en la historia de Oviedo que debemos conocer y transmitir a la siguiente generación», además de un «camino cultural olvidado de interés económico para el municipio».

Sobre la marcha de la comisión para la aplicación de la Ley de la Memoria Histórica que preside, parafraseó a José María Aznar: «Estamos en ello, trabajando».

Por su parte, Rubén García, coautor de la obra, señaló que el objetivo era «rescatar la Historia en mayúsculas que iba cayendo en un olvido nada inocente». En su opinión, el rechazo de algunos sectores ovetenses sirvió de «acicate» y dio una enorme publicidad a la ruta.

En el volumen, editado por KRK, hay una introducción histórica y geográfica, una cronología, el itinerario con mapas de la ruta en sí, fichas de los protagonistas e imágenes de la Revolución, junto con el relato de los sucesos.

La obra, apoyada por el sindicato CC OO -cuya secretaria comarcal de Oviedo, Ana María Alonso, se encontraba presente-, la Consejería de Cultura e IU Oviedo -representada por su portavoz, Cristina Pontón-, está firmada por un equipo de historiadores y geógrafos: Nerea Arias, Rubén García Riesgo, Adrián Gayo, Benjamín Gutiérrez y Aroa Raposo.

Según Gutiérrez, la ruta, que cumple dos años, está teniendo una acogida inesperada. Tanto, que hoy la repetirán para quienes no pudieron disfrutarla la Noche Blanca, cuando los 500 inscritos desbordaron sus previsiones. «Está más pulido, ya es la ruta definitiva», comentó el historiador.

El interés turístico por los restos de la Revolución se remonta a apenas dos días después del cese de las hostilidades, cuando se vendían postales de la ciudad mártir. Ahora la Fundación quiere mostrar la historia en su lugar a los escolares: «El resto del año hacemos la ruta con carácter pedagógico para los institutos, no somos guías turísticos. No recibimos subvenciones, pero las solicitamos para el libro», añadió Gutiérrez.

 




 
Oviedo redescubre la Revolución de 1934
Público, 5 de octubre de 2016

Oviedo, Joaquín del Río

El centro de Oviedo, destrozado tras las revueltas de octubre de 1934
El centro de Oviedo, destrozado tras las revueltas de octubre de 1934

Oviedo acogerá esta semana varias rutas turísticas que exhiben la Revolución del 34, un acontecimiento histórico que situó la capital asturiana en portada de la actualidad mundial hace menos de un siglo y del que poca gente tiene las ideas claras por la inmediatez de la Guerra Civil y el posterior régimen de Francisco Franco.

No es la primera vez que se hace este recorrido turístico, pero sí es la primera ocasión en que se edita material histórico oficial para documentarlo. Y gracias a la colaboración entre el Ayuntamiento de Oviedo y la Fundación Juan Muñiz Zapico de Comisiones Obreras.

La Revolución de Asturias de 1934 o Revolución de Asturias fue una insurrección obrera ocurrida en el mes de octubre de 1934 que formaba parte de la huelga general revolucionaria y el movimiento armado organizado por los socialistas en toda España conocido con el nombre de Revolución de Octubre de 1934 y que sólo arraigó en Asturias, debido fundamentalmente a que allí la anarquista CNT se integró de forma efectiva en la Alianza Obrera propuesta por los socialistas de la UGT y el PSOE, a diferencia de lo sucedido en el resto de España.

La Comuna Asturiana

De ahí que la forma de organización social y política de la Comuna Asturiana —nombre con el que también se conoce a la Revolución de Asturias, por sus similitudes con la Comuna de París de 1871— fuera la instauración de un régimen socialista en las localidades donde predominaban los socialistas (o los comunistas), como Mieres, donde se proclamó la República Socialista, o como Sama de Langreo; o comunista libertario donde predominaran los anarcosindicalistas de la CNT, como en Gijón y sobre todo en La Felguera.

Fue duramente reprimida por el gobierno radical-cedista de Alejandro Lerroux, contra el que se había lanzado la insurrección por haber dado entrada en el gobierno a tres ministros del partido no republicano CEDA, recurriendo, por decisión del general Franco que dirigió las operaciones militares desde Madrid, a las tropas coloniales marroquíes —los regulares del Ejército de África— y a la Legión procedentes del Marruecos español.

Momento durante una de las rutas turísticas que rememora la revolución
Momento durante una de las rutas turísticas que rememora la revolución

A pesar de ser derrotada, la Revolución de Asturias se convirtió en casi un mito para la izquierda obrera española y europea, a la altura de la Comuna de París o el Sóviet de Petrogrado de 1917, ya que fue la última revolución social de Occidente.

Datos inciertos

Aquel alzamiento popular dejó heridas en muchas ciudades de España, pero en Oviedo la cosa fue más seria porque los mineros disponían de abundante dinamita –por su trabajo– y así la capital resultó arrasada. El jefe de la represión fue Francisco Franco como asesor del Ministro de la Guerra (que años después se convertiría en dictador) y conocía bien la región porque había vivido en ella en 1917 (cuando conoció a su luego esposa, Carmen Polo, una chica de clase alta cuya familia despreciaba al militar gallego, que por entonces era sólo comandante).

Cartel de este año de la Ruta de la Revolución de Octubre
Cartel de este año de la Ruta de la Revolución de Octubre

En la capital asturiana lucharon en 1934 miles de militares contra miles de obreros cuyas cifras son difíciles de cuantificar, pero lo que es seguro es que había abundante munición en ambos mandos; pero los acontecimientos quedaron ocultos bajo la propaganda del Franquismo y aún mucha gente que aquellos tiroteos se produjeron durante la Guerra Civil.

Con las visitas turísticas de este fin de semana muchos asturianos descubrirán que el incendio del teatro Campoamor (donde se entregan ahora los Premios Princesa de Asturias) del que siempre oyeron no hablar no fue obra de la izquierda durante la contienda, sino de la derecha durante la Revolución. Detrás del coliseo estaba el cuartel de Santa Clara, donde residía el Ejército y el coliseo se quemó por razones defensivas.

La visita turística se realiza a pie y dura una hora durante la Noche Blanca de Oviedo el 7 y 8 de octubre. Para hacerla, es necesario preinscribirse en la Fundación Juan Muñiz Zapico (www.fundacionjuanmunizzapico.org), cuyo director ha explicado a 'Público.es' por qué se han decidido a organizarla. Dice Benjamín Gutiérrez: "No negamos que aún hoy, ochenta después, la Revolución del 34 genera tensiones; pero debemos aprovechar que en aquel momento Oviedo estaba en boca de todo el mundo para generar un turismo similar al que se produce en Europa con las localizaciones de las guerras mundiales".

El próximo 14 de octubre se presentara el libro sobre la Ruta de la Revolución de Octubre de 1934 en Oviedo en el salón de actos del Museo Arqueológico de la ciudad.

 




 
Apoyo unánime del gobierno de la ciudad a la Ruta del 34
La Nueva España, 27 de agosto de 2016

El tripartito en pleno acude al recorrido de la Fundación Juan Muñiz Zapico, que la oposición critica por "sectario"

Jorge Otero

Ruta del '34 con el tripartito [Foto: Laura Caraduje]Ruta del '34 con el tripartito [Foto: Laura Caraduje]Ruta del '34 con el tripartito [Foto: Laura Caraduje]
Ruta del '34 con el tripartito [Fotos: Laura Caraduje]

La Revolución de Octubre de 1934 tomó de nuevo las calles de Oviedo en la tarde ayer. Pero no regresó a través de los fusiles y las bombas, sino de las palabras de Benjamín Gutiérrez Huerta, director de la Fundación Juan Muñiz Zapico, que ofreció una ruta turística por la ciudad, diseñada a partir de los hechos acaecidos en el proceso revolucionario ocurrido durante la Segunda República. Había una treintena de personas, a los que se sumaron El alcalde, Wenceslao López (PSOE), la primera teniente de alcalde Ana Taboada (Somos), el concejal de Cultura Roberto Sánchez Ramos, "Rivi", (IU) y otros ediles como la Isabel Bermejo (Somos), Diego Valiño (PSOE) e Iván Álvarez (IU). Apoyo rotundo del tripartito a una iniciativa que, en su momento, generó el rechazo del PP por "sectaria" y tampoco convenció a Ciudadanos. No acudieron ni los unos, ni los otros.

La ruta surgió en 2014 con el 80 aniversario de la revolución y regresará a la "Noche Blanca" los días 7 y 8 de octubre. La novedad es una guía elaborada por la fundación, con apoyo municipal, que recoge fotografías y documentos de lo vivido aquellos días en la capital asturiana, y que prevén publicar para esas fechas. Según Benjamín Gutiérrez, la ruta tiene como objetivo acercar la historia de este conflicto a los turistas y a los propios ovetenses, "como se hace en otras ciudades europeas como Berlín o París con la Segunda Guerra Mundial".

De esta manera, a través de un recorrido que empieza por el Antiguo, pasando por puntos como el Ayuntamiento, la Catedral y el Campoamor, y que acaba en el Campus de El Milán, (antiguo Cuartel de Pelayo), los asistentes tendrán la oportunidad de profundizar en este episodio histórico, considerado como la última revolución obrera de la Europa occidental. "Es probablemente el acontecimiento que mayor repercusión tuvo en la historia de Oviedo en el siglo XX", afirma Benjamín Gutiérrez. El director de la Fundación Juan Muñiz Zapico, asegura que se trata de una "vía turística y cultural" que la ciudad puede aprovechar, por los "muchos vestigios" de la revolución que aún quedan en la ciudad. "Muchos guías turísticos están empezando a incluir datos sobre octubre del 34 en sus explicaciones, es algo que sorprende a la gente", comenta.

Mediante anécdotas de ambos bandos y un resumen de la sucesión de los combates, Gutiérrez sumerge al público en el fragor de los sucesos revolucionarios. "Queremos desmitificar la propaganda, contamos la historia objetiva", señala.

 




 
El paseo por la Revolución del 34
El Comercio, 27 de agosto de 2016

El Ayuntamiento y la Fundación Juan Muñiz Zapico editarán un libro-guía para completar la información sobre esta ruta
El alcalde y parte del equipo de gobierno realizan el recorrido por los lugares de la ciudad donde «se dio la batalla por la Revolución»

V.M.

El paseo por la Revolución del 34 [Foto: Pablo Lorenzana]
El grupo comenzó la ruta en la calle Magdalena y siguió hacia la plaza del Ayuntamiento.
[Foto: Pablo Lorenzana]

«Oviedo, como centro político, fue parte fundamental de la Revolución, ya que en sus calles se daría la batalla por el futuro de la misma» y aunque después «habría guerras, revueltas, involuciones... La última vez que la clase obrera se hizo con el poder, tomando el control de los medios de producción y organizando su propio autogobierno obrero, fue durante los breves días de la Comuna Asturiana».

Estas son parte de las palabras que recoge el folleto informativo de la 'Ruta de la Revolución' de 1934 en Oviedo, editado por la Fundación Juan Muñiz Zapico y Comisiones Obreras de Asturias, con la colaboración del Ayuntamiento. Ayer, el alcalde, Wenceslao López,la vicealcaldesa, Ana Taboada, y varios integrantes del equipo de gobierno municipal realizaron esa ruta, organizada también por la Fundación Muñiz Zapico, desde la calle Magdalena hasta el Campus del Milán, para conocer de primera mano «unos hechos que son parte de la historia e imagen de la ciudad y parte de su presente». Son numerosos los edificios ovetenses que tuvieron un papel fundamental en aquel momento y se convirtieron en enclaves imprescindibles, tanto para los revolucionarios como para el ejército.

Así, el recorrido incluye el Ayuntamiento, donde se estableció el cuartel revolucionario, la zona de la Universidad y edificios de la calle Argüelles y la plaza de Porlier, la plaza de la Escandalera, donde se instalaron varios puestos de ametralladoras, la Estación del Norte y la cárcel modelo, el cuartel de Santa Clara, que se encontraba donde hoy están las dependencias de Hacienda, detrás del Campoamor, la zona del Gobierno Civil y la Torre de la Catedral, cuyo perímetro defensivo lo formaban el convento de las Pelayas y las calles Argüelles, Jovellanos, Gascona y Águila, y la fábrica de armas de La Vega, para finalizar en el cuartel de Pelayo, actual Campus del Milán y antiguamente un seminario, que albergaba en 1934 el Regimiento número 3 de Infantería.

En 2014, con motivo del 80 aniversario de la Revolución, la Fundación Muñiz Zapico recopiló toda esta información en torno a un plano de la ciudad con el objetivo de poder hacer el recorrido como ruta turística. Ahora, con la próxima edición de un libro-guía realizado con la colaboración del Ayuntamiento y la 'presentación oficial' realizada ayer, se da un paso más en este proyecto «nacido con el objetivo de combinar historia, geografía y turismo» por toda la ciudad.

 




 
Conociendo el 34
ccooasturias.es, 05 de agosto de 2016

Un grupo de 25 jóvenes alemanes, becados por la Fundación Hans-Böckler, visita la sede del sindicato y recorre los escenarios de la Revolución de Octubre

V.M.

Querían saber más de la historia de CCOO y de la situación de la juventud asturiana y para ello se reunieron con Adrián Redondo y Benjamín Gutiérrez Huerta. El director de la Fundación Juan Muñiz Zapico les explicó luego, en un recorrido histórico por los lugares más señalados, qué ocurrió en Oviedo durante los días que duró la Revolución de Octubre de 1934.

El recorrido se inició a las 18:00 en uno de los lugares que registraron los primeros combates, en la confluencia de las calles Marqués de Gastañaga y Magdalena, a pocos metros del Ayuntamiento que los revolucionarios no tardarían en tomar. Aquellos revolucionarios “no eran militares, sino trabajadores que provenían de un mismo pueblo, de la misma fábrica o del mismo sindicato”, explicó el director de la Fundación.

Benjamín Gutiérrez Huerta recordó en ese enclave que la huelga general revolucionaria se había declarado el 4 de octubre en todo el país. En Oviedo la sublevación se produce un día después, “cuando llegan los mineros con la dinamita”. Por entonces hay en Asturias 50.000 mineros y metalúrgicos y 70.000 trabajadores afiliados a los sindicatos.

En la plaza del Ayuntamiento el también historiador Rubén García Riesgo explicó que aquí se estableció el cuartel general de los revolucionarios. En el edificio consistorial encerraban a los prisioneros. Desde aquí proclamaron el comunismo revolucionario y abolieron el dinero. “Cada día se decidía en asamblea qué atacar y que no”.

Frente a la Junta General del Principado, entonces sede del Banco de España, el director de la Fundación Juan Muñiz Zapico explicó las escaramuzas que se produjeron en el parque de San Francisco y la calle Uría y relató episodios verdaderamente heroicos. Entre los revolucionarios, “como no había armas para todos, el primero llevaba el fusil y cuando éste caía lo cogía el siguiente”.

El grupo se detuvo luego frente al Teatro Campoamor y el actual edificio de Hacienda (entonces cuartel de Santa Clara). Aquí, los dos historiadores rememoraron los sucesos y explicaron cómo los militares acusarían después a los revolucionarios de un acto que ellos mismos habían cometido: el incendio del teatro.

Otro episodio tergiversado por la propaganda se refiere al incendio de la Universidad, comentaron delante del edificio histórico de la institución. El suceso fue atribuido inicialmente a los revolucionarios, una tesis asumida entonces hasta por el propio rector, cuando cada vez más investigaciones sugieren que se produjo a raíz del impacto de una bomba arrojada por la aviación militar. En la universidad, que habían tomado sin resistencia, los mineros tenían almacenada gasolina y dinamita.

Menos dudas se ciernen sobre el episodio de la catedral. Un grupo de guardias se había encaramado a la torre y disparaba “también a la población civil”. Varios rebeldes, después de que el comité revolucionario descartara volar la torre, dinamitan la Cámara Santa.

La revolución había fracasado en el resto del país. La aviación sobrevolaba Oviedo arrojando propaganda que llamaba a la rendición… pero “luego empezaron a bombardear y ametrallar, indiscriminadamente”. Mataron incluso “a gente que hacía la cola por el pan”. Los revolucionarios no podían enfrentarse a los bombardeos.

Los historiadores explicaron luego los últimos días de la revolución, la utilización de civiles como escudos humanos por ambos bandos, el trato protector de los sublevados con las monjas pelayas y los 40 sacerdotes asesinados “por haber disparado o portar armas”.

Diezmadas las fuerzas rebeldes, desmoralizadas tras conseguir 20.000 armas de las que “el ejército se había llevado la munición”, en franca inferioridad, era cuestión de tiempo. “Se negocia la rendición”. En quince días habían muerto en torno a 2.000 personas, la mayoría en Oviedo: 1.500 son revolucionarios, 300 miembros del ejército y la policía, 200 son civiles.

Quizá no tan sorprendentemente, en las elecciones de 1936 Oviedo votó al Frente Popular.